... MAS ACÁ DE MI CONSCIENCIA COLECTIVA...

Este espacio es para mí un Solsticio... Y qué es un Solsticio para mí? Un sol quieto... Unos instantes de más... Un punto de inicio para arrancar algo nuevo... Un punto final para pisar lo que fue... Puntos suspensivos para SER, sólo por esos instantes, lo que realmente es...

miércoles, marzo 17

Al pan, pan ... Y al final?



Supongamos que al final... el final nunca aparece... es decir... ¿quién nos avisará cuando todo termine? ¿Vendrá un ángel a golpear nuestra puerta y nos pedirá que le sigamos? ¿Descenderá alguna luz magnética que nos atraiga el alma como un imán?... ¿Cuándo uno se da cuenta que por fin llegó el final?
Quizás estoy exagerando... no sería extraño pues suelo hacerlo bastante seguido... pero el punto es que no hay nada PERO NADA! en esta vida que avise que se llega a un final... hay finales medio pelo si, que están medio preparados... que se yo... la escuela se termina... pero el acto de aprender? la adquisición de conocimiento? digo... hay tantas formas de ver el final como espectadores en las obras... los actores se retiran, el telón se cierra pero... ahí se termina la obra realmente? si me vuelvo a casa colgada con una escena ... el final fue un final para mi también?...
¿A partir de cuándo los finales dejan de terminar para ser comienzos?




No entiendo hacia dónde voy con estas letras... pero me gusta no entenderme... los interrogantes se ramifican en miles y millones de urdimbres de sensaciones... si entendiera quizás, no tendría más preguntas... si entendiera, quizás habría un final resuelto... si entendiera, quizás, el razonamiento me cegaría la verdadera Razón...


Onetti dijo una vez...
"El oficio de vivir se aprende si sabemos abandonarnos, interpretar y obedecer las indicaciones del destino, si sabemos despreciar lo que debe ser alcanzado con esfuerzo, lo que no nos cae por milagro entre las manos. Toda la ciencia de vivir está en la sencilla blandura de acomodarse en los huecos de los sucesos que no hemos provocado con nuestra voluntad, no forzar nada, ser, simplemente, en cada minuto… No hay viejo que no pueda vivir un año más ni joven que no pueda morir el día siguiente..."


Que lindo es presentir que todavía no lo entiendo...
del todo...


"... Qué más hacer en esta tierra incendiada sino cantar..."

4 comentarios:

Viviana dijo...

"Cantando al sol como la cigarra..." como la letra de Víctor Heredia y que tantas veces cantó la Negra Sosa.
No hacen falta algunas respuestas. A veces son más valiosas las preguntas. Y a vivir como salga, qué más dan los porqués?
Me gustan las divagaciones en sí mismas, por eso me gusta mucho este texto tuyo.
Un abrazo

Nel.la dijo...

Al final... me has dejado con muchas preguntas, pensando... Pero me gusta que me hagan pensar, porque eso nos quita las telarañas del cerebro.

¿Principio o final...? ¿Cuándo acaba realmente algo? ¿Quizá el único final razonable es la muerte? Aunque para los que creen en una vida más allá o en las reencarnaciones, no sería así... Entonces, ¿qué?
Quizá la única respuesta es que realmente no hay respuestas (porque las respuestas siempre nos llevan a más preguntas, y así sin fin). Quizá la única respuesta es ir viviendo, porque para eso estamos aquí, y también preguntándonos cosas porque es nuestra naturaleza, pero sin dejar que las preguntas entorpezcan nuestra vida, eso que es realmente cierto: aquí estamos hoy y ahora.

Me gustan tus reflexiones, pues, como te he dicho, me hacen pensar también...

Un abrazo muy fuerte!

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Me gustó tu post, Lady. Me dejó pensando y sobre todo, me gustó tu última reflexión, la de seguir sin entender y buscando...
UN beso.
LADY JONES

Srta. Escarlata dijo...

me gusto, me gusto mucho